Translate

miércoles, 19 de marzo de 2014

28. Las "casas de instrucción"

Desde los inicios del II milenio a. C. fueron muchos los escribas egipcios que acabaron convirtiéndose en maestros, estableciéndose una red de escuelas elementales, a cargo de los mismos, que se fue ampliando a lo largo de los siglos y que se
conocían como "casas de instrucción". A estas escuelas asistían niños desde los 6 a los 10 años, que recibían enseñanzas básicas de lectura, escritura y cálculo.
Esta expansión escolar tuvo como consecuencia un crecimiento importante de la población instruida, si bien se seguía concentrando en las capas sociales más favorecidas. Se estima que, además de los profesionales escribas, sabían leer y escribir en aquella época los hombres de las clases altas, los funcionarios, los sacerdotes, los altos militares y los miembros de la familia real. Mucho más adelante -a mediados del I milenio-, con la simplificación de la escritura que dio origen al sistema demótico, el conocimiento de esta se extendió a otros colectivos como los comerciantes y los mercaderes, que la necesitaban para sus actividades. El dominio del cálculo, al menos en cuestiones muy elementales, se extendió en la misma medida.
Algunos investigadores consideran que en las grandes ciudades existían escuelas primarias superiores, en las que se recibían enseñanzas prácticas de escritura y contabilidad y a las que se accedía desde las elementales mediante un examen. Y es posible que también en ellas se llevaran a cabo enseñanzas de astronomía, música, higiene y medicina. Hay también referencias a la realización de actividades físicas, que serían propias de estas escuelas, por edad:
Él fue puesto en el colegio y aprendió a escribir habilidosamente y practico todas las artes de autodefensa, sobrepasando a sus compañeros mayores que estaban con él en la escuela. [1]
Con el paso del tiempo se fueron incorporando otras enseñanzas como la composición literaria, agrimensura, dibujo, etc.
Las escuelas egipcias fueron elogiadas por Platón, que las puso como ejemplo de lo que debían hacer los griegos:
Obliguemos por una ley a los ciudadanos a que aprendan de estas ciencias lo que los niños en Egipto aprenden todos sin distinción a la par de las primeras letras.[2]
Se refiere Platón a la iniciación en el cálculo numérico, utilizando para ello los momentos de los juegos en los que los niños debían llevar a cabo repartos u otras decisiones, para que “al mismo tiempo que se les divierte se les obligue a recurrir a la ciencia de los números”.

ÁNGEL I JIMÉNEZ DE LA CRUZ


[1] Texto correspondiente al Reino Nuevo (1552-1069 a. C.) citado por WILLIAMS, Ronald T., “Scribal Training in Ancient Egipt”, en Journal of the American Oriental Society, Vol. 92, No. 2 (Abril-Junio, 1972), Massachusetts, p. 220.
[2] PLATÓN: Leyes, Libro VII, en Obras completas de Platón, Tomo X, traducidas por Patricio de Azcárate, Medina y Navarro Editores, Madrid, 1872,  p. 58.

No hay comentarios:

Publicar un comentario