Translate

viernes, 14 de febrero de 2014

20. El "boom" cultural asirio

La situación de la educación fue evolucionando, y las nuevas circunstancias trajeron un desarrollo de la oferta escolar. Así, tras la conquista de Babilonia por los asirios (siglo VII a. C.), se produce una expansión de las escuelas para poder implantar la
nueva lengua y cultura que estos tenían. En estas escuelas el abanico de materias que se enseñan se enriquece; se imparten enseñanzas de lectura, escritura, aritmética, astronomía, música, literatura sagrada, arquitectura, dibujo, escultura, culto, adivinación, medicina, historia, cronología, geografía, historia natural y moral [1]. La gran cantidad de materias que se imparten viene a recoger los variados, aunque aún escasos, conocimientos de la época.
          Seguían siendo los templos el lugar destinado al establecimiento de escuelas, pero no existen datos sobre la organización de estas ni de la vida escolar; sí que en ellos se desarrollaron también bibliotecas. Era lógico, puesto que eran el lugar en el que se llevaba a cabo la principal producción de textos.
          Los asirios supieron valorar la importancia de la cultura, tanto de la suya como de las del resto de pueblos, especialmente la babilónica. Prueba de ello es que Asurbanipal (668-627 a. C.), el último gran emperador asirio –del que ya dejamos constancia de que sabía escribir-, llegó a crear en la capital, Nínive, una gran biblioteca en la que se recogió y organizó sistemáticamente todo el material literario disponible en aquella época. En las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en los restos de esta se recuperaron más de 25.000 tablillas, encontrándose entre ellas dos joyas: el Poema de la Creación o Enûma Elish, y la versión más completa que se conoce del Poema de Gilgamesh[2].
          El primero de ellos, desconocido hasta entonces, narra el enfrentamiento entre los dioses y cómo originaron el mundo y crearon la humanidad. El segundo es el relato escrito más antiguo de la historia; un relato que venía repitiéndose oralmente desde hacía 2000 años, y que había sido uno de los textos utilizados en las escuelas, a lo largo de siglos, para practicar la escritura. En él se encuentra la versión más antigua que se conoce del Diluvio Universal.
          Ambas obras nos hablan del importante desarrollo que había experimentado la escritura, muy especialmente en su utilización como instrumento para el lenguaje literario y para la narración histórica.

ÁNGEL I JIMÉNEZ DE LA CRUZ


[1] LARROYO, F.: Historia general de la pedagogía, Editorial Purrúa, S.A., México, 1944, p. 81.
[2] Gilgamensh fue rey de Uruk, perteneciente a la I dinastía postdiluviana, que reinó alrededor del 2650 a. C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario