Translate

lunes, 16 de diciembre de 2013

2. La escuela está en el origen de la Historia

Las investigaciones arqueológicas han puesto de manifiesto que tras un larguísimo periodo de la vida del hombre, con unas características muy primitivas, próximas al salvajismo, comenzó a aparecer una forma de vida desarrollada a la que llamamos
civilización; de esto hace más de 6.000 años. Esta forma más avanzada de desarrollo humano, producto de la evolución paulatina de los anteriores estadios, parece que se dio por primera vez en la zona del Próximo Oriente, en los territorios regados por los ríos Tigris y Éufrates.
          La civilización que se fue conformando en esta zona, conocida como Mesopotamia, se nutrió de diferentes pueblos, que se sucedieron en el tiempo y que ocuparon diferentes partes del territorio. La zona más al S, próxima al Golfo Pérsico, recibió el nombre de Sumer; la situada más hacia el centro, en la zona donde se aproximan los dos ríos,  conocida como Akad, Caldea o Babilonia, según las épocas; al N del territorio se sitúa Asiria, de donde fue capital la ciudad de Nínive; hacia el E de Mesopotamia se sitúa la meseta del Irán, que fue habitada por los medos, en el N, y los persas, en el S. 
          Los primeros pobladores de Mesopotamia fueron los sumerios, fundadores de grandes ciudades como Uruk y Ur. La ciudad de Uruk era la más grande que existía hace 6.000 años. Era una ciudad amurallada, con palacios, templos y una torre escalonada o zigurat; estaba situada en la margen izquierda del río Éufrates. En ella podemos decir que comenzó la escritura; en ella, por tanto, comenzó la Historia.
          Otra gran civilización, que junto a la mesopotámica desarrolló una gran cultura y que se disputa con ella el nacimiento de la escritura, es la egipcia. Y aunque podríamos considerar que la escritura apareció casi de manera simultánea en ambas, la verdad es que la datación más antigua que se ha podido establecer corresponde a Sumer.
          El nacimiento de la escritura en ambas civilizaciones fue un gran avance para la humanidad y supuso el nacimiento de la Historia. Durante toda la etapa anterior a la invención de la escritura, había sido la capacidad memorística de los individuos la única forma de preservar y mantener la información importante, así como de transmitir a las siguientes generaciones su bagaje cultural. Ahora la posibilidad de fijar la información en un texto escrito abría un nuevo horizonte.
          Hasta entonces, el ser humano aprendía las creencias, costumbres y técnicas desarrolladas, simplemente por imitación en la vida cotidiana. Con la invención de la escritura surge la necesidad de transmitir un conocimiento abstracto, mucho más complejo, que requiere de una organización para su enseñanza y aprendizaje. Surge así la escuela.
ÁNGEL I JIMÉNEZ DE LA CRUZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario