Translate

domingo, 15 de diciembre de 2013

1. Desde que el hombre es "homo sapiens"

El origen de la enseñanza casi coincide con el origen del hombre. Cuando el homo sapiens llevaba a cabo un descubrimiento o una invención, hacía partícipes a sus congéneres del nuevo conocimiento. Así se inició un rudimentario proceso de transmisión, muy básico, muy elemental, de carácter puramente
utilitario, pero al que podemos referirnos como enseñanza al fin y al cabo. 
          El término enseñanza tiene su origen etimológico en el latino  insigno: señalar, mostrar, distinguir. Significa, pues, mostrar algo a alguien, señalárselo para que se fije en ello. Es, por tanto, una ayuda de quien sabe o conoce hacia el que ignora, para facilitarle la adquisición del conocimiento, para que aprenda. El sentido de la enseñanza de alguien es el aprendizaje por parte de otro.
          En la Prehistoria podemos hablar, pues, de enseñanza; mucho más en la Protohistoria. La humanidad en ese momento es un todo; los pueblos son aún anónimos. Las personas lo son aún más, si cabe. ¿Quién inventó la primera herramienta? ¿Quién plantó la primera semilla? ¿Quién inició la cría de animales? ¿Quién hizo por primera vez fuego, decidió pintar en las cuevas o hacer una choza? Aquellos auténticos genios serán siempre unos auténticos desconocidos. Con la transmisión de sus descubrimientos, inventos e iniciativas pusieron en marcha la enseñanza; fueron los iniciadores de lo que conocemos como acto didáctico.
          Era una enseñanza técnica,destinada al aprendizaje de la elaboración de utensilios con piedra, hueso, cerámica y metales; de cómo plantar; de cómo criar animales, etc. La observación y la imitación fueron la metodología, así como la repetición, mil veces frustrada, hasta adquirir destrezas y conseguir el éxito. No existe una organización ni una planificación de la enseñanza; es la espontánea observación e imitación lo que hace que se produzca el aprendizaje. Había, sin embargo, un hecho determinante que el ser humano no tardó en descubrir: aprender era necesario para la supervivencia.
          En la medida en que el hombre evoluciona y va generando otros contenidos culturales, la enseñanza va adquiriendo un sentido más amplio, caminando hacia la educación. Finalmente, cuando el desarrollo alcanza un estadio que podemos denominar civilización, la educación alcanza su pleno sentido: proceso mediante el cual una sociedad traslada a sus jóvenes los valores, las costumbres, las creencias y las técnicas que caracterizan su modo de vida. Desde sus inicios, el proceso educativo ha ido evolucionando, paulatinamente, acomodándose al desarrollo de las diferentes civilizaciones.
          Muchas veces los términos cultura y civilización suelen utilizarse como sinónimos, aunque tienen unos importantes matices diferenciales. Cultura hace referencia a los modos de vida, costumbres, conocimiento y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época o grupo social; civilización  es el conjunto de ideas, creencias religiosas, ciencias, artes, técnicas y costumbres propias de un determinado grupo humano. Vemos que la segunda incluye el aspecto intelectual, el mundo de las ideas. La primera, más vinculada a una vida rural, podemos considerarla un estadio previo de la segunda, propia de la vida organizada en ciudades. Hay quien opina que el paso de una a otra está en la existencia de una institución: la escuela.

ÁNGEL I JIMÉNEZ DE LA CRUZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario